La aprobación de un proyecto de ley sobre las apuestas deportivas por parte del ayuntamiento de Washington D.C. abre grandes expectativas en el sector del juego en Estados Unidos. El proyecto podría ser aprobado si el alcalde y el Congreso dan su visto bueno.

 
Marca
Características
Juega ya
Clasificación
Bono

1

enzo_logo
  • Bono de bienvenida
  • Casino en vivo
  • Muchas tragaperras

250% de hasta 1500€ + 50 Tiradas Gratis

2

888casino_es
  • Navegación web
  • Programa VIP
  • Casino multipremiado

Hasta 500€ de Bono + 88€ Gratis

3

circus_casino
  • Bono gratis de 5€
  • Hasta 90 tragaperras
  • Fabulosa ruleta en vivo

Bono del 100% + 5€ Gratis

4

casino_estrella
  • Web intuitiva y sencilla
  • Acepta pagos en Bitcoin
  • +100 tipos de tragaperras

Bono del 100% hasta 100€

5

vive_la_suerte
  • 5€ gratis para jugar
  • Ruleta en vivo 24/7
  • Modalidad real y demo

Hasta 300€ de Bono + 5€ Gratis

WASHINGTON, UN CASO APARTE EN LOS ESTADOS UNIDOS

La eventual aprobación del proyecto dejaría legalmente a la capital americana en una situación sin precedentes, al convertirse en la única jurisdicción sin casinos en la que se legalizan las apuestas deportivas.

En Estados Unidos, los aficionados pueden realizar sus apuestas en las casas de apuestas que se encuentran en el interior de los casinos que cuentan autorización para ello y recordemos que en el estado de Washington no existe ninguno.

Amparados por el nuevo proyecto de ley, los apostadores podrían ahora hacerlo en los locales autorizados que designe la D.C. Lottery (District of Columbia Lottery & Charitable Games Control Board), el organismo gubernamental que regula las loterías locales.

Según la propuesta, las apuestas físicas podrían realizarse en estadios deportivos, tiendas de licores, restaurantes y otros negocios autorizados. Por su parte, las apuestas online estarán también disponibles, pero siempre dentro de los límites geográficos de la ciudad.

LOS INVERSIONISTAS EMPIEZAN A TOMAR POSICIONES

Uno de los datos más sorprendentes acerca de la obtención de licencias para ofrecer apuestas deportivas no está relacionado con su ubicación sino con su precio, aparentemente asequible para el volumen de ingresos que puede representar a corto y medio plazo.

Así, el precio fijado para las licencias por la D.C. Lottery se sitúa en los 250.000 dólares por 5 años de duración en los estadios deportivos y de tan solo 5.000 dólares y 2 años para los locales minoristas.

En materia fiscal, se ha fijado una tasa de solo el 10% sobre los ingresos de las apuestas a los futuros licenciatarios, que contrasta con las tasas mucho más elevadas que soportan, por ejemplo, los operadores nacionales o internacionales que operan casinos online en España y otras jurisdicciones europeas.

Las expectativas de recaudación por parte del ayuntamiento sitúan la cifra en torno a los 90 millones de dólares en impuestos durante los 4 años posteriores a la puesta en marcha de la nueva ley. Estas cifras contrastan con la opinión de diversos actores del sector, que creen que la inminente legalización de las apuestas deportivas en el estado vecino de Maryland que cuenta ya con 5 casinos en funcionamiento, reducirá sustancialmente las expectativas.

OPTIMISMO POLÍTICO FRENTE A UNA APROBACIÓN SIN OBSTÁCULOS

El distrito de Columbia realizó su votación para autorizar las apuestas deportivas el pasado 18 de diciembre. El primer escollo se superó ampliamente en las votaciones con un resultado de 11 votos a favor y tan solo 2 en contra.

La pelota ahora se encuentra en el tejado de la alcaldesa Muriel Bowser quien, a juzgar por sus declaraciones, no debería presentar ningún problema para dar su aprobación. Bowser declaró recientemente que la legalización de las apuestas deportivas significaría una “fuente de ingresos estables para las crecientes necesidades de la ciudad”.

Tras una hipotética aprobación por parte del ayuntamiento de Washington, tan solo faltaría superar un último escollo en el Congreso. Según los analistas, un gobierno de demócratas como el que tomará el poder el próximo mes de enero, no debería suponer ningún obstáculo para la aprobación definitiva de la ley.