Una reciente propuesta de ley en Nueva Jersey, abriría la opción a personas adictas en rehabilitación y residentes de la zona de ser admitidas como empleados de los nueve casinos que actualmente operan en Atlantic City, en una nueva muestra de responsabilidad social por parte de las entidades relacionadas con el sector del juego.

 
Marca
Características
Juega ya
Clasificación
Bono

1

enzo_logo
  • Bono de bienvenida
  • Casino en vivo
  • Muchas tragaperras

250% de hasta 1500€ + 50 Tiradas Gratis

2

888casino_es
  • Navegación web
  • Programa VIP
  • Casino multipremiado

Hasta 500€ de Bono + 88€ Gratis

3

circus_casino
  • Bono gratis de 5€
  • Hasta 90 tragaperras
  • Fabulosa ruleta en vivo

Bono del 100% + 5€ Gratis

4

casino_estrella
  • Web intuitiva y sencilla
  • Acepta pagos en Bitcoin
  • +100 tipos de tragaperras

Bono del 100% hasta 100€

5

vive_la_suerte
  • 5€ gratis para jugar
  • Ruleta en vivo 24/7
  • Modalidad real y demo

Hasta 300€ de Bono + 5€ Gratis

UN CAMBIO SUSTANCIAL EN LA LEGISLACIÓN ACTUAL

La propuesta supondría un cambio sustancial tanto en la legislación actual del estado, a la par que abriría nuevas puertas en su camino a la rehabilitación de un colectivo vulnerable al que hasta ahora le estaban vetadas las posibilidades de desarrollar una carrera profesional en un sector que representa una fuerte fuente de ingresos al estado.

Y es que, según la actual ley vigente, cualquier persona con condenas -cumplidas o pendientes- derivadas de la actividad con drogas no son elegibles para recibir la licencia de empleado de casino que expide el organismo local que se encarga de la regularización del juego.

La posesión de licencia, como en tantos otros países, es una condición indispensable para ocupar cualquier puesto laboral en un casino, ya sea como crupier, jefe de sala, cajero, seguridad o cualquier otro trabajo contratado directa o indirectamente por los casinos.

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA MILES DE AFECTADOS

La idea para esta nueva propuesta parte de Joe Jingoli, uno de los socios del recientemente inaugurado Hard Rock Hotel & Casino Atlantic City, como muestra de buena voluntad para ofrecer una segunda oportunidad a las personas en recuperación.

Las cifras indican que el colectivo que podría verse beneficiado de la nueva medida es considerable, con 5.400 personas ya graduadas en el programa del tribunal de drogas y otras 6.500 participando actualmente en él.

El éxito del programa de rehabilitación es evidente a tenor de sus resultados, que indican que cerca del 95% de las pruebas a las que mensualmente se someten los participantes resulta negativa.

Por otra parte, no podemos olvidar el volumen de contratación de la industria local del juego, uno de los motores de la economía de Nueva Jersey y que en términos de empleados la sitúa como uno de los sectores que ofrecen mayor número de oportunidades laborales. La no exclusión en los procesos de contratación es una excelente noticia para miles de personas desempleadas que están actualmente inscritas a los diferentes programas de reinserción social y laboral.

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL, TEMA CANDENTE EN EL SECTOR DEL JUEGO

El trasfondo de responsabilidad social de la propuesta legislativa no representa una acción aislada de estado americano, sino que responde a la creciente necesidad de un sector que está en continuo cambio y en un proceso de aceptación social.

Las recientes regulaciones legales en territorios europeos como España, Portugal, Francia, Dinamarca, Rumanía e Italia se enfrentan a nuevos paradigmas que no existían cuando el juego, especialmente a través de internet, no estaba regulado.

Tras la otorgación de licencias de juegos a diferentes operadores nacionales e internacionales por parte de los organismos reguladores de cada país, los principales medios de comunicación como prensa escrita, radio y televisión se han visto hasta cierto punto saturadas de presencia de anuncios comerciales de casinos online y casas de apuestas.

Ante la reacción social, los principales operadores, de manera independiente o bien forzados por ajustes regulatorios, se han visto obligados a dedicar parte de sus presupuestos o un porcentaje de sus ingresos a acciones de responsabilidad social.

Los ejemplos más habituales son los de promover políticas de juego seguro en las que se indica a los usuarios a reconocer y tratar los signos de juego compulsivo que podrían derivar en ludopatía. En el caso de las casas de apuestas deportivas, se han visto varias acciones de patrocinio de equipos deportivos de grupos sociales en riesgo de exclusión, así como de asociaciones o clubs locales y con pocos recursos.